Buscar
  • eseperches

Posibilidades de pervertir el lenguaje. Texto y fotos: Salvador Perches Galván.



Una conferencia para presentar proyectos viables para ser llevados a cabo, o para quejarse de la falta de apoyo, o para ponerse nostálgicos y cantar los éxitos pop delos 80's, o para protestar en contra del uso del lenguaje, o para todo ello.

Tres participantes: Meraqui Pradis, Erik Gutiérrez Otto y Bernardo Gamboa.

Muchos temas, desde Flans hasta Jesucristo y la creación del mundo incluido, por supuesto, el Seven 11.

Un humor corrosivo que “no deja títere con cabeza”, son Otras cosas, un proyecto de Teatro Bola de Carne en colaboración con TeatroSinParedes, dirigido por Bernardo Gamboa

Otras cosas, una serie de presentaciones especiales para hacer propaganda en contra de la lógica, en contra de la verdad, en contra de la moral, en contra de las palabras anquilosadas, inconsciente y casi religiosamente, en nuestros procesos cotidianos de comunicación.

Estos inusitados encuentros proponen ejercicios que buscan la deconstrucción de mitos de comportamiento en la comunicación que, al controlarla, también pueden llegar a empobrecerla o limitarla.

Estos contra ejercicios de contra comunicación, contra conferencias, contra juegos, contra lógicos, antimorales, mentirosos, absurdos, brillantes, silenciosos, pretenden incitar al público a fundar un club de la contra comunicación que ejercite sus desvaríos casa que Otras cosas se presente en diversos sitios.

Como en otra época los dioses controlaron nuestro comportamiento, hoy los mitos lo controlan y seguirán enmarcando todas nuestras relaciones, si no los cuestionamos, al menos un poco.

¿Qué podemos, qué debemos hacer?:

Indagar y estudiar la expresión de dislocaciones, juegos y perversiones del lenguaje aplicado a relaciones personales que no serán más las mismas.

Exponer nuevas vías de comunicación y estructuras del lenguaje creativas que inciten a crear relaciones alucinantes.

Después de una serie de acciones se propone la fundación definitiva del club de la contra comunicación, ¿cómo?.

A través de experiencias públicas con mesas, sillas, una tarima con algunos objetos y un micrófono desde donde se guiará parte de la experiencia a la que se adentrarán las personas asistentes, solo si así lo desean.

Así, tal cual, el que este escribe, vio, vivió y experimento Otras cosas.

Intentamos hablar y comunicarnos de forma lógica y lineal, afirman los ponentes. ¿Por qué? ¿Estamos seguros de que esa es la mejor manera de seguir movilizando nuestra civilización, cada una de nuestras relaciones? Seguimos intentando expresar lo que pensamos y sentimos desde eso que llamamos verdad. Intentamos decir “la verdad”.

¿Nos sigue pesando el noveno mandamiento de un dios que se supone ya habíamos matado? Respetamos cada vez más una moral estructural, posible de leer en tantos catálogos del buen comportamiento, e imponemos sin análisis a cada relación, esa moral heredada para seguir caminando de puntitas sobre la vía de nuestra existencia.

¿No tendríamos que inventar una moral distinta para cada una de nuestras relaciones y empujar respetuosamente cada experiencia interpersonal a los límites acordados con el otro? ¿Qué regalos nos daría de regreso crear cada una de nuestras “morales” para cada una de nuestras relaciones?, se cuestionan los participantes ¿del montaje?, ¿de la conferencia?. Ignoro como debo llamarla.

Continúan los susodichos: Nos amparamos principalmente en las palabras para desarrollar cada una de nuestras amistades, lazos filiales, amorosos. ¿Y si nos calláramos y escucháramos que es lo que el cuerpo tiene que decir, sin las palabras, por lo menos de vez en cuando? Creemos en el yo, en la unidad de nuestra identidad. Vamos caminando por ahí con cara de algo, tomamos un café con nuestra amiga con cara de algo, vamos a la casa materna con esa cara, de ese algo. ¿Es necesario seguir sosteniéndola? ¿Qué se destruiría si arrojáramos esa identidad a la basura por unos minutos al menos?

Otras Cosas es una convocatoria que expone posibilidades de pervertir el lenguaje y sus imposiciones de comportamiento para formar parte, si así lo desea, de un club que ejercitará el derrumbe de algunos usos y costumbres que, a veces son, si no aburridos, sí algo limitados

El lenguaje existe desde mucho antes de que naciera cualquiera de nosotros o quienes nos han antecedido, y aprendimos la regla del juego. Era nuestra única opción de sobrevivir. Pero ahora ¿no podríamos torcer un poco las cosas, voltear las reglas de nuestros modos de actuar y explorar comportamientos novedosos?, ¿no pasamos mucho tiempo pensando o creyendo en cosas que se nos ha impuesto desde la estructura de ese lenguaje anterior a nuestro cuerpo?

Teatro bola de carne es fundado por Micaela Gramajo y Bernardo Gamboa en 2012, es decir, está cumpliendo su primera década de productiva existencia, como un laboratorio permanente de investigación teatral y colectivo de artistas para la creación de piezas escénicas.

Ha montado las obras como Bola de carne, Te mataré, derrota, El cuerpo de U, Pero sigo siendo el rey, San Nonaka, Yo es eso que no soy, Juegos del paraíso (de Thomas Köck), Cuentos cortos para contar en corto, Tártaro y Algo pasó, también de Köck, especializándose en la intervención de espacios alternativos como iglesias, fábricas, mansiones, casas particulares, edificios abandonados, barrios marginados y espacios públicos, así como foros, encuentros y festivales entre los que destacan la Muestra Nacional de Teatro, El Festival Cervantino, Santiago Off, Teatros del CCB, Sistema de teatros de CDMX, Centro Cultural Helénico, Museo Universitario del Chopo, entre muchos más.

Su carácter de laboratorio permanente se expresa en la creación de espectáculos desde una heterogeneidad de estilos diversos en sus apuestas escénicas, en la creación de textos e impartición de talleres para compartir sus hallazgos e investigaciones sobre la teatralidad contemporánea.

En tanto (y ya estamos usando esas muletillas de la comunicación), para el colectivo Teatrosinparedes, “El teatro es un arma para la transformación social.”

La agrupación fundada en el 2001 se ha convertido en una sólida plataforma de creación teatral en México. TSP es un laboratorio permanente de exploración, una plataforma horizontal de creación multidisciplinaria en la que se pretende romper las fronteras que separan a unos de otros, y de nosotros mismos.

TSP es un colectivo de artistas involucrados en una dinámica de creación y producción constante de bienes culturales profundamente vinculados con la sociedad mexicana contemporánea, explorando para ello, distintos lenguajes y ámbitos artísticos (no sólo teatrales), en los que se busca que el espectador sea un ente activo, y no solamente un consumidor. Entre sus principales creaciones se encuentran La excepción y la regla, Emigrados, La Inauguración, Utopya, Humboldt, México para los mexicanos, Vórtice, Tártaro y Algo pasó, estos últimos en coproducción con Teatro Bola de Carne, compañía con la que, además de compartir intereses artísticos, estéticos y de búsqueda, han tenido una productiva colaboración.






El teatro es de todos. ¡Asista!


Muy recomendable.


Otras Cosas.

Dirección: Bernardo Gamboa.

Actuación: Meraqui Pradis, Erik Gutiérrez Otto y Bernardo Gamboa.

Centro Cultural Gaby Brimer: Milán No. 24 Col. Juárez.

13 y 14 de mayo a las 19 horas.

Centro Cultural Gaby Brimmer

(Monte Alegre 32, Portales oriente, Benito Juárez, CDMX)

Reservaciones en @teatroboladecarne o boladecarneteatro@gmail.com

Costo: 100 pesos




6 visualizaciones0 comentarios