Buscar
  • eseperches

Extraños caminos del amor. Texto y fotos: Salvador Perches Galván.



Prueba Perfecta de David Auburn, Chicago 1969, inicia su camino Off-Broadway en mayo del 2000, para trasladarse a Broadway en octubre del mismo año, interpretada por Mary Louis Parker, quien ganó el Tony a Mejor Actriz como Catherine, una genia matemática que teme haber heredado de su padre sus enfermedades mentales.

La obra cerró en el 2003 después de más de 900 representaciones, teniendo el récord de la obra de texto más longeva de Broadway del siglo 21.

Llegó a West End en 2002 con Gwyneth Paltrow como Catherine. Después de su éxito en las dos grandes Mecas del teatro, y de haberle dado un Pulitzer a Auburn en 2001.

En 2005, Jake Gyllenhaal, Gwyneth Paltrow y Anthony Hopkins protagonizaron la versión fílmica de la obra.

La pieza ha sido exitosa en varios países, desde Sidney hasta Seattle, y por supuesto, México y ganó premios como el Kesselring en el año 2000, así como el Tony y el Pulitzer de drama un año después. En Madrid la dirigió en el 2002 Jaime Chávarri, en Lima, Perú, en el 2008 cayó en las experimentadas manos de Francisco Lombardi. En nuestro país, tuvo un montaje previo, producido por Ocesa y dirigido por Jaime Matarredona, en el 2003 – 2004, protagonizada por Ludwika Paleta, Plutarco Haza alternando con Francisco de la O, Dominica Paleta y Ana Karina Guevara compartieron el papel, y Patricio Castillo.

Prueba perfecta explora los extraños caminos del amor entrelazados con los de las matemáticas. La historia comienza con la muerte de Robert, padre de Catherine, Profesor de la Universidad de Chicago, que pasó los últimos años de su vida al cuidado de su hija debido a una enfermedad mental.

En la más reciente versión mexicana el elenco es múltiple, lleno de alternancias. como Catherine, convertida en Carolina alternan Arantza Ruiz y Bárbara López; Jesús Zavala y Germán Bracco interpretan a Harold rebautizado Pablo, Sara Maldonado y Estefanía Hinojosa interpretan a Claudia, Claire en el original, hermana mayor de Catherine, y al padre, que aparece en la obra en flash backs, lo interpreta Plutarco Haza, quien actuó al estudiante en la versión del 2003 y en su etapa de madurez, desempeña convincentemente el rol protagónico de padre y matemático sobresaliente.

Carolina, tras el deceso del genio de las matemáticas que fue su padre, empieza a tambalearse debido a que su hermana con la que mantiene una tirante relación, empieza a decidir el rumbo de su vida, y la presencia de un joven matemático, ex alumno del científico, que busca rescatar valiosa información, contenida en los cuadernos de su brillante maestro, podría cambiar el rumo de la matemática. Pero el problema más importante es ella ya que teme estar perdiendo la razón, ¿acaso habrá heredado además del gran potencial de su padre su frágil equilibrio mental?

Con rupturas de tiempo, entre el pasado, el presente, las escenas forman una ecuación en la que Carolina prueba su amor filial a su padre, quien, en el declive intelectual y sin poder ya crear algo novedoso en su campo de estudio se refugia en problemas no existentes, falsas demostraciones, números sin lugar, al punto de la locura.

Rodrigo Nava, dirige y también es guionista y productor del actual montaje en el que Auburn indaga en las relaciones familiares y destaca la duda que desde hace siglos pone en entredicho la inteligencia científica femenina.

En su texto, el dramaturgo estadounidense, profundiza en la compleja relación fraterna: Carolina heredera del talento científico y padecimiento mental del padre y Claudia, que, sin comprender el erudito lenguaje de ambos, ni su relación, intenta “proteger” a su hermana menor sin respetar su criterio ni su talento.

Prueba perfecta (The proof), reflexiona sobre el desasosiego, la desconfianza y el sufrimiento familiar que causa el trastorno mental, tanto a quien lo padece, como a la persona que cuida a su ser querido.

Auburn director y guionista, además de dramaturgo, da oportunidad de una relación amorosa entre los dos jóvenes, que, durante el curso de los acontecimientos, van del encuentro al desencuentro, hasta que Pablo se da la oportunidad de analizar y contrastar los hechos que antes dio por sentado.

Mediante el recurso del flash back, el espectador puede atestiguar momentos de la vida en común de Carolina y su padre, enterarse de acontecimientos importantes de su relación y conocer la maravillosa relación entre ellos, todo ello abre al público la posibilidad de comprender a la marea de contradicciones, que nutre y vulnera la relación entre ambos.

Prueba perfecta es un efectivo melodrama que destaca múltiples tópicos: la inequidad y la cerrazón ante los avances de las mujeres dedicadas a la ciencia, entre otras actividades; el que las personas tengan conductas no “normales”, lo que provoca discriminación y el que por desconocimiento o desconfianza de estos “locos” o “anormales”, personas o familiares, sin indagar, comprender, ni involucrarse, intentan decidir sobre la vida de los demás.



El teatro es de todos. ¡Asista!


Muy recomendable.



Prueba perfecta. De: David Auburn.

Dirección: Rodrigo Nava.

Actuación: Arantza Ruiz, Bárbara López, Estefanía Hinojosa, Germán Bracco, Jesús Zavala, Sara Maldonado (alternan personaje), y Plutarco Haza.

Domingo 18 horas. Hasta el 8 de mayo.

Foro Shakespeare, Zamora 7 Colonia Condesa. Metro Chapultepec




0 visualizaciones0 comentarios